Cuento Sufí: El comerciante de Bagdad

Compartir post:

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Un avispado comerciante de Bagdad entró en la tienda del Mullah que estaba colocando frascos de esencias en los estantes…
Maravillado con la belleza del lugar, preguntó:
— Señor, ¿qué se vende aquí?
— Y el Mullah le respondió: «Los dones de Dios»
El comerciante se quedó sorprendido con la respuesta, y le preguntó:
— ¿Y cuánto cuestan?
— Nada, aquí es todo gratis, aseveró el Mullah
Entonces, observando con atención, el viajante pudo ver las etiquetas: «Jarros de Amor»; «Frascos de Fe»; «Paquetes de Esperanza»… y entusiasmado pidió:
— Un gran jarro de amor, todos los paquetes de esperanza y tres frascos de fe para mi, mis amigos y mi familia.
El Mullah preparó cuidadosamente el pedido y le entregó una pequeña caja. De nuevo sorprendido, el comerciante exclamó:
— Pero, pero… ¿Cómo puede estar todo lo que le he pedido en esta minúscula caja?
Sonriendo, el Mullah le contestó:
— En la tienda de Dios no vendemos frutos, solo semillas, ¡siémbralas!.
Cuento Sufí
viveandovidaswordpress

viveandovidaswordpress

PROPIETARIO

Tus comentarios:

Suscríbete a nuestro boletín

Los datos de carácter personal que se facilitan en este formulario quedarán registrados en un fichero de Viveando Vidas, con la finalidad de atender la solicitud, y de enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios. Si ha marcado esta última opción. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta, no podré atender su solicitud. Puedes consultar nuestra política de privacidad