Cuento: La Muñeca de Sal

Fundir nuestros pensamientos en el inmenso espacio de la reflexión puede provocar esa agradable PAZ que nos permite comprender que TODOS SOMOS UNO. Que somos algo más que el cuerpo que habitamos.

Una muñeca de sal, aburrida de su cotidianidad, con esa sensación de vacío y de no encontrar el sentido en su vida, un buen día, tomó la firme decisión de emprender un viaje para conocer el Mundo.
 
Recorrió miles de kilómetros de tierra firme, atravesando sin comprender lo que luego supo que eran fronteras, hechas por humanos, para dividir trozos de tierra en lo que ellos llamaban “países”, hasta que llegó a una enorme masa azul, líquida y en movimiento, donde de vez en cuando, en la parte más cercana a tierra firme, se levantaba una porción de su líquido para romper de forma estruendosa, mezclándose con el aire, bajando su tamaño a medida que se aproximaba y terminar muriendo justo en el borde, en tierra firme.
 
Quedó fascinada entre el ruido, el olor, el movimiento, el intenso color azul de aquella enorme masa móvil y extraña, totalmente distinta a cuanto había visto hasta entonces.
 
Curiosa, la muñeca le preguntó:
– ¿Quién eres?
y el mar le a respondió; 
– ¡Entra, sumérgete y compruébalo por ti misma!.

La muñeca, tras pensarlo unos minutos y vencer sus dudas, aceptó el reto y comenzó a adentrarse poco a poco, aunque temerosa, en ese mar que la invitaba, y a medida que lo hacía, por primera vez sintió que su cuerpecito se aligeraba, con esa dulzura de sentir que se fundía con él, y así se quedó en paz hasta que apenas quedó nada de ella.
 
Fue entonces, cuando apenas quedaban unos cuantos granos compactos de si misma, que le gritó al mar muy alto: 
 
-¿Me oyes mar?….¡Ahora ya sé quién soy!
viveandovidaswordpress

viveandovidaswordpress

PROPIETARIO

Tus comentarios:

Suscríbete a nuestro boletín

Los datos de carácter personal que se facilitan en este formulario quedarán registrados en un fichero de Viveando Vidas, con la finalidad de atender la solicitud, y de enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios. Si ha marcado esta última opción. La legitimación se realiza a través del consentimiento del interesado. Si no se acepta, no podré atender su solicitud. Puedes consultar nuestra política de privacidad