ADOLESCENCIA EDUCACION

    La adolescencia es ese período temporal que tardamos los padres en saber gestionar el cambio natural que se produce en nuestros hijos de “obediencia infantil” a “autonomía Juvenil”.

   Si vamos a su origen etimológico, significa ser que crece, por tanto adolescentes somos todos.

  No hay maldad por parte de los educadores, quizás sólo un lapsus de memoria para recordar que también los adultos lo experimentamos en nuestra juventud, y quizás la falta de consciencia en cuanto al sentido originario de la palabra educar.

  La etimología se encuentra en dos raíces, tomando acepciones de ambas; “EDUCARE” nutrir, alimentar, criar, que indica el aspecto orientativo y directivo desde fuera hacia dentro, y “EX-DUCERE” sacar de, extraer, llevar…, que apunta al sentido de actuación desde dentro hacia fuera.

  En el primer caso, “educare”, hablamos de una educación “directiva”, basada en la receptividad, instrucción, autoridad, disciplina, obediencia, características de una educación “conservadora” en la que el hombre “es formado”, en línea con la mayoría de escuelas y universidades actuales y en vías de extinción.

  En el segundo caso, “ex-ducere”, el proceso de la educación se orienta a la estimulación, por parte del educador, de las potencialidades del educando, como algo propio inherente a su naturaleza, más propio de las nuevas tendencias de países avanzados.

  Es una educación “no directiva”, basada en la creatividad, originalidad, libertad, autonomía, criterio propio… características propias de la educación ”progresista” en la que el hombre “se forma”. 

  Ambos modelos derivados de la doble raíz etimológica no tienen que ser opuestos, pueden ser complementarios.

  Jóvenes, no es que los padres no les entiendan, se trata que no se dan cuenta que les han educado desde esa doble perspectiva, por una lado para que obedezcan y por otro para que desarrollen su propio criterio, por un lado les protegen (a veces en exceso), y por otro les estimulan para que se atrevan a volar…

  Y cuando llega el momento en que ustedes sienten que están preparados para poner en práctica todo lo aprendido, hay padres que aún no lo están.

TENED PACIENCIA, ES UN PEIODO QUE SE SUPERA